Checkers. What goes up?

2020. Fotografía analogica e intervenciones de negativos 35 mm en escáner digital.
Algunas de las imagenes del proyecto son retroiluminadas y algunas proyectadas.

_

PARTE I – “SUCEDE Y PUEDE PASAR DESAPERCIBIDO”
_

_

PARTE II – “VIVO UN PRESENTE QUE ME PERTENECE”
_

_

PARTE III – “LA MUJER DUERME. SE HA SALIDO CON LA SUYA. YA NO DEBE MENTIR”
_

En la serie “Checkers. What goes up?” los acontecimientos privados y externos convergen en la superficie de la propia imagen a través de un juego de ilusiones y transparencias para contar la huida de la realidad limitante en la que estamos presos y confinados cada día.

La damas es la metáfora de nuestra vida y por su naturaleza los peones de las damas, los humanos, nos vemos obligados a movernos dentro de ciertos límites según reglas preestablecidas, muchas veces impuestas o autoimpuestas.

En la historia la fotografía no es solamente el medio que crea una realidad percibida sino que, a través de su fisicidad material, es decir el fotograma analógico en blanco y negro, se convierte en la herramienta tangible que nos ayuda a oltrepasar las fronteras de la dama creando una puerta de entrada ideal a un mundo nuevo y una nueva conciencia del ser.

Expandir nuestros conocimientos para investigar nuestro rol en el mundo y buscar nuestra verdadera identidad como seres humanos.

Serie inspirada en la pelicula “Le Sang d’un poète” de Jean Cocteau.


Individuality. Self Portrait as Motion, Space, Camera, Scanner.

2014. Goma bicromatada sobre cianotipia, cianotipia y cianotipia virada con te verde.

Gum bichromate over cyanotype, cyanotype and cyanotype turned with green tea.

_

 

_

Visible y móvil, mi cuerpo se cuenta entre las cosas, es una de ellas, está prendido en el tejido del mundo, y su cohesión es la de una cosa. Pero, puesto que ve y se mueve, tiene a las cosas en círculo en torno a sí, ellas son un anexo o una prolongación de él, están incrustadas en su carne, forman parte de su definición plena, y el mundo está hecho de la pasta misma del cuerpo.
L’Œil et l’Esprit de Maurice Merleau-Ponty

Individuality se origina en un tiempo de encierro, en que pasé un largo periodo en casa por problemas físicos.
Se compone de una serie de autorretratos tomados en las habitaciones de mi apartamento. En estos espacios íntimos, la luz penetra dulce, fuerte, revelando un cuerpo de mujer que se multiplica y abandona a un viaje de búsqueda, profundo y secreto. El cuerpo deja de ser cuerpo para aliviarse y gestarse en su interioridad.
Los acontecimientos de las instantáneas no son verdad, no son mentira, nacen de una lógica difusa, frágiles pensamientos como focos, como puntos de luz.

_