EMotion. Move into an intimate space

2015. Impresión sobre gelatina a las sales de plata. Litografías y grabados.

2015. Silver gelatin prints. Lithographies and engravings prints.

_

 

_

Una reflexión sobre el movimiento tomando como referencia las esculturas de Giambologna, la danza de Isadora Duncan y las fotografías de Rudolf Koppitz y Eadweard Muybridge.

Las series están motivadas por la voluntad de trascender al movimiento y reconocer la fuerza implícita en la forma dinámica. Detener fotogramas y generar nuevas trayectorias. ¿Lo móvil puede intuirse en su quietud?

Plasticidad interna. Materia, ser, sustancia que transita de una apariencia a otra y genera huecos que contienen lo invisible. ¿Es posible aprehender el escurridizo instante que precede a las incontables formas, a los resultados?

Existe un arte del movimiento, una danza primigenia: el desplazamiento regular de los astros y la conjunción de las estrellas fijas con los planetas errantes, la comunión rítmica de ellos y su armonía disciplinada.

Lo que acontece cambia todo el tiempo. Somos también esa primera danza. Diría Carl Sagan, somos la encarnación local del cosmos que ha crecido hasta tener conciencia de sí. Polvo de estrellas…

_


Individuality. Self Portrait as Motion, Space, Camera, Scanner.

2014. Goma bicromatada sobre cianotipia, cianotipia y cianotipia virada con te verde.

Gum bichromate over cyanotype, cyanotype and cyanotype turned with green tea.

_

 

_

Visible y móvil, mi cuerpo se cuenta entre las cosas, es una de ellas, está prendido en el tejido del mundo, y su cohesión es la de una cosa. Pero, puesto que ve y se mueve, tiene a las cosas en círculo en torno a sí, ellas son un anexo o una prolongación de él, están incrustadas en su carne, forman parte de su definición plena, y el mundo está hecho de la pasta misma del cuerpo.
L’Œil et l’Esprit de Maurice Merleau-Ponty

Individuality se origina en un tiempo de encierro, en que pasé un largo periodo en casa por problemas físicos.
Se compone de una serie de autorretratos tomados en las habitaciones de mi apartamento. En estos espacios íntimos, la luz penetra dulce, fuerte, revelando un cuerpo de mujer que se multiplica y abandona a un viaje de búsqueda, profundo y secreto. El cuerpo deja de ser cuerpo para aliviarse y gestarse en su interioridad.
Los acontecimientos de las instantáneas no son verdad, no son mentira, nacen de una lógica difusa, frágiles pensamientos como focos, como puntos de luz.

_