Checkers. What goes up?

2020. Fotografía analogica e intervenciones de negativos 35 mm en escáner digital.
Algunas de las imagenes del proyecto son retroiluminadas y algunas proyectadas.

_

PARTE I – “SUCEDE Y PUEDE PASAR DESAPERCIBIDO”
_

_

PARTE II – “VIVO UN PRESENTE QUE ME PERTENECE”
_

_

PARTE III – “LA MUJER DUERME. SE HA SALIDO CON LA SUYA. YA NO DEBE MENTIR”
_

En la serie “Checkers. What goes up?” los acontecimientos privados y externos convergen en la superficie de la propia imagen a través de un juego de ilusiones y transparencias para contar la huida de la realidad limitante en la que estamos presos y confinados cada día.

La damas es la metáfora de nuestra vida y por su naturaleza los peones de las damas, los humanos, nos vemos obligados a movernos dentro de ciertos límites según reglas preestablecidas, muchas veces impuestas o autoimpuestas.

En la historia la fotografía no es solamente el medio que crea una realidad percibida sino que, a través de su fisicidad material, es decir el fotograma analógico en blanco y negro, se convierte en la herramienta tangible que nos ayuda a oltrepasar las fronteras de la dama creando una puerta de entrada ideal a un mundo nuevo y una nueva conciencia del ser.

Expandir nuestros conocimientos para investigar nuestro rol en el mundo y buscar nuestra verdadera identidad como seres humanos.

Serie inspirada en la pelicula “Le Sang d’un poète” de Jean Cocteau.


Self-Portraits from a Box of Negatives

2019. Fotomontaje, gelatina a las sales de plata. Hechas con cámara minutera.

2019. Photomontage, silver gelatin. Made with Afghan Box Camera.

_

_

“En esa quietud deseaba involucrar todo mi cuerpo y dejarme llevar por algún movimiento.
El encuentro con el otro, reconozco su fragmentación y la hago mía ”.

“Self-Portraits from a Box of Negatives” es un proyecto que nació durante una recuperación post-accidente y que reúne exploraciones químicas realizadas dentro de una cámara minutera a partir de algunos negativos de las personas que he retratado a lo largo de los años.

Todo comienza eligiendo un negativo de la caja en la que están almacenados, reproduciendo el positivo y luego dejando que sucedan las cosas. Entre los pasajes de negativo a positivo intervengo con doble exposición, la infiltración de luz en el interior de la cámara, la deposición de la plata sobre el papel fotográfico, la superposición de objetos, etc.

Los trabajos que propongo se basan en un equilibrio entre el realismo y su deconstrucción para revelar el lado más oscuro de la vida explorando emociones como la tristeza, la melancolía, la pérdida, el dolor y la soledad.

_