Coast of Lost Souls

Nominee Fine Art Photography Awards, category Seascape

Late Summer, 2015. Gelatin silver prints.

Golpeada por el inquieto océano Atlántico doce meses al año, la costa oeste de Irlanda con sus acantilados escarpados es un monumento a la memoria y las leyendas de su pasado.

Las grandes rocas que forman un siluhette a lo largo de la costa son el recuerdo de los grandes bastimentos que llevaban pasajeros que perdieron sus vidas en las profundidades de las oscuras aguas.
Las “Almas Perdidas” hacen que el Océano Atlántico sea salado por las lágrimas derramadas por el dolor de estas perdidas.

Debajo de estas aguas junto a la exuberante vida marina se encuentran muchos restos de misteriosos naufragios.